¿Qué es el cáncer de mama?

Elcáncer de mama es un tipo de cáncer que comienza en el tejido mamario. El signo más común de cáncer de mama es un bulto en el interior de la mama. Sin embargo, un cambio en el tamaño o la forma de la mama, secreción del pezón, hoyuelos en la piel, enrojecimiento o picor de la piel, o un pezón recién invertido también pueden indicar la existencia de un cáncer de mama.  

¿Qué tipos de cáncer de mama existen?

El cáncer de mama suele clasificarse en una de las dos grandes categorías -invasivo y no invasivo-, que a su vez se dividen en subtipos como ductal, lobular e inflamatorio. También hay subtipos que identifican si las hormonas alimentan el cáncer de mama. De todos los tipos de cáncer de mama, el carcinoma ductal invasivo y el carcinoma lobular invasivo son los dos más comunes.

¿Qué causa el cáncer de mama?

Las causas precisas del cáncer de mama no están claras; sin embargo, hay factores conocidos que pueden aumentar su riesgo. Algunos factores de riesgo conocidos son la edad avanzada, las mutaciones, los antecedentes reproductivos, los antecedentes familiares, los antecedentes de cáncer de ovario o de mama y la radioterapia previa. Los cambios o mutaciones en el ADN también pueden hacer que las células mamarias normales se conviertan en cáncer. Estos cambios pueden estar relacionados con factores de riesgo o ser heredados. Ser físicamente activa y mantener un peso saludable puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Algunos datos también sugieren limitar el consumo de alcohol.

¿Cuándo debe comenzar el cribado del cáncer de mama?

La detección precoz es clave en el tratamiento del cáncer de mama. Aunque algunas mujeres experimentan síntomas de cáncer de mama, muchas otras no experimentan ningún síntoma. Por eso son tan importantes las revisiones periódicas. Cuanto antes se detecte el cáncer de mama, más fácil será su tratamiento. Las mujeres de 40 años tienen la opción de empezar a hacerse una mamografía cada año. Las mujeres de 45 a 54 años deben hacerse mamografías cada año.

¿Por qué necesito una mamografía?

Las mamografías no previenen el cáncer de mama, pero a menudo pueden encontrar o detectar el cáncer de mama de forma precoz, incluso antes de que se pueda sentir un bulto. Las mamografías también pueden mostrar pequeños grupos de calcio llamados microcalcificaciones. Es importante entender que las mamografías no son perfectas. El cáncer de mama precoz puede estar oculto dentro del tejido mamario normal, lo que da lugar a un falso negativo. A veces una mamografía puede revelar algo que podría ser preocupante y que no es canceroso. Lo que se considera un falso positivo. Y, también hay veces que se encuentran anormalidades o condiciones benignas en el seno.

¿A qué tipo de médico debo acudir si creo que tengo cáncer de mama?

Si se observa una anomalía en las mamas, su médico de cabecera puede remitirle a un servicio de diagnóstico por imagen, como una mamografía. Si se detectan anomalías durante el diagnóstico por imagen, se solicitará una biopsia. Si los resultados de la biopsia indican la existencia de un cáncer, el siguiente paso será acudir a un médico oncólogo. 

¿Qué médicos veré durante el tratamiento del cáncer de mama?

Dependiendo del tipo de tratamiento que necesite, puede tener diferentes tipos de médicos y especialistas en cáncer de mama en su equipo sanitario. Podrían incluir un cirujano de mama o un oncólogo quirúrgico, un oncólogo radioterápico y un cirujano plástico, todos los cuales trabajarán juntos para proporcionarle un tratamiento para su cáncer de mama.

¿Cuáles son mis opciones de tratamiento para el cáncer de mama?

De todas las opciones de tratamiento para el cáncer de mama, la cirugía, ya sea para preservar la mama o la mastectomía, es la más común. Otras opciones de tratamiento pueden incluir una combinación de quimioterapia, radioterapia y terapia dirigida. En algunos casos, se recomienda la terapia hormonal/endocrina.

¿Cuándo debe comenzar el tratamiento del cáncer tras el diagnóstico?

En general, el tratamiento debe comenzar lo antes posible. Dicho esto, no hay que apresurarse a iniciar el tratamiento el mismo día en que se recibe el diagnóstico. Su equipo de atención al cáncer puede recomendar que reciba el tratamiento en el plazo de uno o dos meses desde el diagnóstico, después de determinar lo que proporcionará el mejor resultado. 

¿Qué significa el estadio del cáncer? 

La estadificación se refiere a la extensión del cáncer. Conocer el estadio ayuda a orientar el tratamiento. El estadio se basa en varios factores, como el tamaño del cáncer, si el cáncer ha invadido los tejidos cercanos y si se ha extendido (metastatizado) a otras partes del cuerpo.

¿Deben las pacientes con cáncer de mama hacerse pruebas genéticas?

Algunas pacientes con cáncer de mama pueden ser remitidas para la realización de pruebas genéticas. Dado que la genética sólo desempeña un pequeño papel en un pequeño porcentaje de cánceres, no todo el mundo se beneficiará de las pruebas. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que las pruebas genéticas de las personas que no tienen cáncer deben realizarse sólo cuando los antecedentes individuales o familiares de la persona sugieren la posible presencia de una mutación perjudicial en el BRCA1 o el BRCA2.

¿Debo pedir una segunda opinión?

Es importante tener confianza en el diagnóstico y el plan de tratamiento del cáncer de mama. Por ello, es habitual obtener una segunda opinión. Tomarse el tiempo adicional para ver a otro especialista en el tratamiento del cáncer le permitirá determinar otras opciones que quizás el primer oncólogo no sugirió. Sin embargo, es importante obtener una segunda opinión rápidamente para no retrasar el inicio del tratamiento. 

¿Qué apoyo hay para las pacientes de cáncer de mama?

El RMCC tiene trabajadores sociales a disposición de nuestros pacientes, que organizarán reuniones de apoyo. Su equipo de atención también le proporcionará recursos para el apoyo que usted y su familia necesitan, incluyendo eventos educativos y grupos de apoyo tanto dentro como fuera de la comunidad. Incluso puede tener acceso a un nutricionista que le ayudará a tomar decisiones de estilo de vida saludable durante y después de su tratamiento.