Cultivando algo nuevo: La vida después de un ensayo clínico sobre el cáncer de mama

6 minutos de lectura


Cultivando algo nuevo: La vida después de un ensayo clínico sobre el cáncer de mama

Tracy Calocci no nació en Colorado, pero después de más de 25 años viviendo en este estado, no puede imaginarse otro lugar como su hogar. Adora pasar tiempo al aire libre con su marido y sus dos hijos. También se dedica a su ajetreada carrera como enfermera matrona titulada. Antes de un diagnóstico de cáncer de mama lobular en 2018, no podía imaginar que nada se interpusiera en el camino de la acampada, el senderismo, el ciclismo de montaña, la escalada en roca y el esquí que ama. Ahora, después de completar el tratamiento, Tracy está aprendiendo a navegar por su nueva vida. También está orgullosa de hacer que el camino para futuros pacientes sea un poco más fácil con su participación en un ensayo clínico de cáncer de mama.

Sorprendente resultado tras un cribado de cáncer de mama

Tracy nunca se ha saltado una mamografía. Debido a antecedentes familiares de cáncer de mamatambién se sometía a resonancias magnéticas para detectar cánceres difíciles de ver. A los 40 años, todas sus pruebas habían sido normales. 

Más información sobre las pruebas de detección del cáncer de mama.

Sin embargo, mientras cursaba sus estudios de posgrado, su apretada agenda llevó a Tracy a saltarse dos de sus resonancias magnéticas rutinarias. Después de que una amiga la animara a someterse de nuevo a las pruebas, Tracy dijo que la resonancia magnética no salió como ella había previsto. A los 45 años le diagnosticaron un cáncer de mama lobular invasivo. 

"En el momento del diagnóstico, me sentía muy sana y no tenía síntomas", afirma Tracy. "Tenemos muchos antecedentes familiares de cáncer de mama. Casi todas las mujeres de un lado del árbol genealógico han tenido algún tipo de cáncer de mama o de ovarios, pero mi madre no tiene cáncer de mama. Ella dio negativo en las pruebas de los genes relacionados con el cáncer de mama, y yo también había dado negativo anteriormente. Así que teníamos una falsa sensación de seguridad. Sin duda, fue muy chocante".

guía gratuita para recién diagnosticados de cáncer de mama

¿Qué es el cáncer de mama lobular?

El tipo más común de cáncer de mama es el carcinoma ductal invasivo, o CDI, que representa alrededor del 80% de los cánceres de mama. El segundo tipo más frecuente es el carcinoma lobulillar invasivo (CIL). Aproximadamente el 10% de todos los cánceres de mama son CIL.  

El carcinoma ductal invasivo comienza en las glándulas de los conductos galactóforos. En el cáncer ductal, las células cancerosas suelen agruparse, creando un bulto en la mama. 

Debido a su forma, la CIL puede ser más difícil de detectar durante un examen mamario, una mamografía o una ecografía. 

Cáncer invasivo significa que se ha extendido al tejido circundante. Sin embargo, no significa necesariamente que se haya extendido a los ganglios linfáticos cercanos o a otras partes del cuerpo. La extensión del cáncer de mama se determinará mediante el proceso de estadificación. El cáncer de mama metastásico está en estadio IV (cuatro) y eso significa que se ha extendido a zonas distantes del cuerpo. 

El CIL tiene más probabilidades de aparecer en ambas mamas o de extenderse al tubo digestivo, el revestimiento de los pulmones o los ovarios que otros tipos de cáncer de mama. También es cuatro veces más probable que reaparezca que el CDI. La recidiva del CIL suele producirse años después del diagnóstico y el tratamiento iniciales.

Los síntomas del cáncer de mama lobular pueden incluir:

  • rmbs_cáncer_de_mama_lobularCambios en la forma o el tamaño de la mama o el pezón
  • Hoyuelos o arrugas en la piel de la mama
  • Una sensación de pesadez o plenitud en uno o ambos pechos que no está relacionada con el ciclo menstrual.

Las opciones de tratamiento del carcinoma lobulillar invasivo suelen ser las mismas que las del IDC. Sin embargo, la investigación del cáncer de mama se ha centrado principalmente en el CDI. Por lo tanto, aún no se sabe con certeza qué opción de tratamiento es la más eficaz para el CIL.

Superar el tratamiento del cáncer de mama

A las tres semanas de su diagnóstico, Tracy se había sometido a una mastectomía doble y a una reconstrucción mamaria. Inmediatamente fue remitida a un oncólogo médico certificado, el Dr. Dev Paul, DO, PhD, FACP, de Rocky Mountain Breast Specialists, que la recomendó encarecidamente. 

Durante la operación, se descubrió que el cáncer se había extendido a los ganglios linfáticos de Tracy. Después de la operación, el cáncer pasó de estadio uno a estadio tres cuando los resultados patológicos llegaron. 

Obtenga más información sobre cómo entender el informe patológico de su biopsia de mama.

Unas seis semanas después de la operación, Tracy empezó el tratamiento de quimioterapia, supervisado por el Dr. Paul. Recibió ocho rondas de quimioterapia en un periodo de cuatro meses. Su equipo oncológico le sugirió que se tomara un descanso entre la quimioterapia y la radioterapia. Sin embargo, Tracy estaba ansiosa por terminar el tratamiento y volver a su vida normal. Así que empezó seis semanas de radioterapia.

Descargue nuestra guía gratuita para pacientes con cáncer de mama recién diagnosticado.

"Soy muy lista y muy trabajadora", dice Tracy. "Así que cogí la lista de cosas que el Dr. Paul me dijo que hiciera y me puse manos a la obra. Fue muy duro, pero lo afronté como si fuera un entrenamiento físico difícil. Me puse manos a la obra y lo superé. Pero me sentí fatal y fue duro. Recuerdo que caminar era extremadamente difícil durante el tratamiento. Incluso dar un paseo de 20 minutos era muy duro".

Tracy sabe que el diagnóstico de cáncer y el tratamiento también fueron difíciles para su familia y amigos, y agradece su apoyo incondicional. Su marido, bombero, ha estado a su lado en todo momento y se ha asegurado de que siempre tuviera lo que necesitaba, incluido tiempo para descansar. La comunidad de bomberos también se volcó para ayudarla a ella y a su familia a superar los momentos más difíciles.

Ensayo clínico para el cáncer de mama avanzado

Ensayo clínicoTras la radioterapia, el Dr. Paul comunicó a Tracy que cumplía los criterios de elegibilidad para un ensayo clínico y le preguntó si quería participar. El estudio analizaba la eficacia de un fármaco de terapia dirigida llamado abemaciclib en el tratamiento del cáncer de mama avanzado con altas probabilidades de recidiva. 

Tracy recibió abemaciclib durante dos años. Aunque el camino fue difícil, ahora su cáncer es indetectable. 

A la semana de empezar el ensayo clínico, Tracy experimentó efectos secundarios debilitantes. Pensó en abandonar el estudio, pero el Dr. Paul le recomendó reducir la dosis. Tracy estaba preocupada por los efectos secundarios, pero siguió recibiendo el tratamiento.

El síntoma más difícil de tratar para Tracy fue la diarrea. Perdió unos 18 kilos y tuvo que dejar su dieta habitual baja en carbohidratos para ganar peso y mantenerlo. 

El tratamiento también afectó al sistema inmunitario de Tracy y redujo su capacidad para combatir las infecciones. Esto fue especialmente difícil dado su trabajo como enfermera durante la pandemia de COVID-19. Recibió la vacuna lo antes posible y se alegra de no haber contraído COVID-19.

Tracy seguirá viendo al Dr. Paul cada seis meses durante un total de diez años. También lleva un diario de sus síntomas para compartirlo con el Dr. Paul y el equipo de investigación. Aunque el estudio está en curso, el abemaciclib fue aprobado por la FDA para tratar determinados cánceres de mama. 

"La investigación nunca avanzará sin esa voluntad de ir a por todas", dijo Tracy. "Es muy importante que la gente se sienta capacitada para participar. Incluso si su estudio no funciona, también es una información importante. Hay que probar muchas cosas que no funcionan para dar con la que sí. Por eso, que la gente esté dispuesta a participar en ensayos sobre el cáncer de mama es realmente importante".

Sembrar y cultivar una nueva vida

"Para mí, la vida ha sido más dura después del tratamiento contra el cáncer", dice Tracy. "Supuse que iba a volver a ser quien era. Iba a hacer todas estas cosas y tacharlas de mi lista para luego volver a ser quien era, y obviamente esa persona ya no está aquí. Soy una persona diferente y tengo que acostumbrarme a ello. Pienso que es como plantar. Cultivas tu vida y trabajas muy duro para que crezcan las cosas que te gustan. Luego el paisaje cambia por completo y tienes que cultivar algo nuevo". 

Aunque ya no es tan activa físicamente como antes, Tracy sigue disfrutando del tiempo al aire libre, haciendo ejercicio con regularidad y continuando su trabajo como enfermera matrona titulada. Tracy no es una persona religiosa, pero ha encontrado consuelo y fuerza en una práctica de la atención plena. Como parte de su proceso de curación, Tracy empezó a practicar yoga y a hacer cuentas de mala. Son un tipo de meditación o cuentas de oración que la ayudan a sentirse más centrada y con los pies en la tierra.

"El cáncer es muy difícil, pero también te obliga a ver la vida de otra manera", dice Tracy. "Sé que estoy empezando a ver muy lentamente que tener esta nueva perspectiva es un regalo. Pero es un proceso lento, porque siempre querrás lo que tenías antes. Empiezo a darme cuenta de que veo las cosas de otra manera. Paso tiempo con gente diferente, y eso se ha convertido en algo maravilloso. Es sólo que, todavía -sí-, pregúntame dentro de cinco años y probablemente te diga algo muy profundo".

Nueva llamada a la acción