Trastornos sanguíneos no cancerosos


Hematología

Los trastornos sanguíneos benignos (no cancerosos) pueden incluir trastornos de los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas, el sistema inmunitario y la coagulación de la sangre. Muchos de nuestros médicos, en toda nuestra red estatal, están formados tanto en hematología como en oncología médica y están certificados en ambas disciplinas.

Anemia

El trastorno sanguíneo benigno más común es la anemia, que afecta a más de 3 millones de estadounidenses, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

La anemia es una deficiencia de glóbulos rojos o hemoglobina en la sangre. Los síntomas más comunes son:

  • Debilidad,
  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Piel pálida

La anemia puede afectar a las mujeres durante el embarazo o la edad fértil. El embarazo y el parto consumen una gran cantidad de hierro y, por tanto, pueden provocar anemia relacionada con el embarazo.

La anemia puede estar causada por diferentes causas, entre ellas las siguientes:

Anemia ferropénica. La forma más común de anemia, la anemia ferropénica, suele estar causada por la pérdida de sangre a causa de cosas como el sangrado menstrual o la hemorragia intestinal. A veces también puede estar causada por la falta de absorción de hierro en la dieta o por dietas restrictivas. El tratamiento de la anemia ferropénica suele consistir en la reposición del hierro, a menudo con comprimidos o fórmulas intravenosas de hierro. Además, puede ser importante identificar y detener la causa de la pérdida de sangre.

Laanemia apl ásica es una enfermedad rara en la que la médula ósea deja de producir suficientes glóbulos rojos. La anemia aplásica puede ser el resultado de medicamentos, exposiciones a toxinas o un proceso autoinmune. Se requiere una biopsia de médula ósea para hacer el diagnóstico. Para tratar la enfermedad se pueden evitar los factores precipitantes, las terapias inmunosupresoras y el trasplante de médula ósea.

Laanemia hemolítica se produce cuando los glóbulos rojos se destruyen en el torrente sanguíneo o en el bazo. Las anemias hemolíticas pueden estar causadas por infecciones, trastornos autoinmunes, reacciones a medicamentos o enfermedades cardíacas, entre otras. El tratamiento suele abordar la causa subyacente. A veces son necesarios medicamentos corticosteroides.

Trastornos hemorrágicos

Los trastornos hemorrágicos son afecciones en las que la sangre no coagula correctamente, lo que puede provocar una hemorragia excesiva, tanto interna como a consecuencia de una lesión. En Rocky Mountain Cancer Centers, nuestros hematólogos son expertos en el tratamiento de trastornos hemorrágicos, como la hemofilia y la enfermedad de von Willebrand.

La hemofilia es un trastorno genético que afecta principalmente a los hombres. Las hemorragias excesivas pueden producirse internamente, en articulaciones y músculos, o externamente, por pequeños cortes, procedimientos dentales o traumatismos. Los enormes avances en el tratamiento de la hemofilia en las últimas décadas han sustituido a las transfusiones de sangre humana como el tratamiento más común de la hemofilia. Ahora, un tratamiento común y muy eficaz es un factor de coagulación sintético y concentrado, que se administra por vía intravenosa. Además, muchos pacientes se benefician del tratamiento con una versión sintética de la vasopresina, una hormona que ayuda a detener las hemorragias. En pacientes con hemofilia leve, puede utilizarse para las hemorragias articulares y musculares, para las hemorragias en las mucosas de la nariz y la boca, y antes y después de una intervención quirúrgica.

La enfermedad de Von Willebrand es una afección, en la mayoría de los casos hereditaria, en la que existe una deficiencia de una proteína importante para la coagulación de la sangre. El tratamiento suele centrarse en detener o prevenir los episodios de hemorragia, a menudo utilizando una hormona sintética, similar a la hormona natural vasopresina, que controla las hemorragias.

Trastornos de la coagulación de la sangre

Lograr el equilibrio adecuado entre la hemorragia y la coagulación es tarea de ciertas células y proteínas del organismo. Queremos que la sangre fluya libremente por los vasos -arterias, venas y capilares-, pero que no lo haga cuando sufrimos una herida en las pistas de esquí o una laceración accidental con un cuchillo de cocina. A veces el sistema de coagulación de la sangre no funciona correctamente, y las personas sufren las consecuencias de los coágulos de sangre en las venas (trombosis venosa), las arterias del cerebro (ictus), las arterias del corazón (infarto de miocardio), entre otras localizaciones. En algunos casos, la tendencia a la coagulación excesiva de la sangre es hereditaria. Otras veces nos lo buscamos nosotros mismos, como cuando dejamos que la presión arterial o el colesterol sean demasiado altos durante demasiado tiempo.

La trombosis venosa profunda se produce cuando se desarrolla un coágulo de sangre en una vena profunda del cuerpo, a menudo en las piernas.

Laembolia pulmonar es un coágulo de sangre en el pulmón, que en la mayoría de los casos ha viajado desde otra parte del cuerpo.

El síndrome de anticuerpos antifosfolípidos es un trastorno autoinmune en el que los autoanticuerpos aumentan en gran medida el riesgo de formación de coágulos arteriales y venosos.

Muchos otros estados hipercoagulables pueden predisponer a una persona a tener coágulos de sangre.

La terapia con medicamentos anticoagulantes se utiliza habitualmente para tratar los trastornos de la coagulación de la sangre.

Síndrome mielodisplásico

La principal función de la médula ósea es fabricar células sanguíneas: los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas que todos necesitamos para sobrevivir. A veces, el proceso de fabricación se desvía, lo que provoca un fallo en el desarrollo normal de las células sanguíneas. Las enfermedades en las que este proceso se desvía se denominan síndromes mielodisplásicos (SMD). Los pacientes con SMD tienen recuentos sanguíneos bajos, lo que puede hacer que los pacientes enfermen. Los pacientes con SMD pueden contraer infecciones por un recuento bajo de glóbulos blancos, fatiga y dificultad para respirar por la anemia (recuento bajo de glóbulos rojos) y hemorragias excesivas por un recuento bajo de plaquetas. El tratamiento puede incluir transfusiones de sangre, medicamentos para ayudar a estimular la producción de células sanguíneas o medicamentos que suprimen el sistema inmunitario.

Otros trastornos sanguíneos que tratamos en Rocky Mountain Cancer Centers son:

  • Trastornos hereditarios de la hemoglobina
  • Talasemia
  • Trombocitopenia (baja de plaquetas)
  • Trastornos mieloproliferativos (como la policitemia vera, la trombocitemia esencial y la mielofibrosis)