Linfoma de Hodgkin

Especialistas en linfomas de Colorado

Confíe en los especialistas en oncología hematológica de Rocky Mountain Cancer Centers para crear un plan de tratamiento personalizado con las últimas terapias disponibles.

El linfoma de Hodgkin se desarrolla cuando los linfocitos se vuelven anormales. Los linfocitos son glóbulos blancos formados en la médula ósea que viajan por la sangre y el líquido linfático. Hay dos tipos principales:

Células B

Los linfocitos B producen anticuerpos que combaten las infecciones por bacterias y virus.

Células T

Hay muchos tipos de linfocitos T. Algunos linfocitos T destruyen gérmenes o células anormales en el cuerpo. Otros linfocitos T ayudan a potenciar o frenar la actividad de otras células del sistema inmunitario.

La célula anormal que se desarrolla, normalmente a partir de una célula B, se llama célula de Reed-Sternberg.

Las células de Reed-Sternberg se dividen rápidamente, produciendo cada vez más células anormales. Las células anormales no mueren cuando deberían y no protegen al organismo de infecciones u otras enfermedades. La acumulación de células anormales suele formar un tumor.

La mayoría de los linfomas de Hodgkin comienzan en la parte superior del cuerpo, como el pecho, el cuello y las axilas, donde hay muchos ganglios linfáticos, así como órganos relacionados con el sistema inmunitario, como el bazo, el timo y el sistema digestivo.

Encuentre un hematólogo cerca de usted - Michelle Levy

Más información sobre el linfoma de Hodgkin

Haga clic en los botones siguientes para obtener más información

Tipos de linfoma de Hodgkin

Existen diferentes tipos de linfoma de Hodgkin. Es importante conocer el tipo que se tiene porque esto puede afectar al tratamiento del cáncer. Los médicos determinan el tipo de linfoma de Hodgkin en función del aspecto de las células al microscopio y de si las células contienen ciertas proteínas anormales.

Linfoma de Hodgkin clásico (LHc)

El linfoma de Hodgkin clásico es el tipo más común de linfoma de Hodgkin. Alrededor del 95% de los casos de linfoma de Hodgkin se encuentran dentro de la categoría de LHc. El LHc se divide en 4 subtipos, basados en el aspecto de la estructura de los ganglios linfáticos y las células:

Esclerosis nodular Linfoma de Hodgkin

El linfoma de Hodgkin con esclerosis nodular es el subtipo más común de LHc. Afecta hasta al 80% de las personas diagnosticadas de linfoma de Hodgkin. El linfoma de Hodgkin de esclerosis nodular es más frecuente en adultos jóvenes, especialmente en mujeres. Además de las células de Reed-Sternberg, hay bandas de tejido conectivo (llamadas fibrosis) que se encuentran en el ganglio linfático. La presencia de estas bandas puede ayudar a diagnosticar este tipo de linfoma de Hodgkin. Este tipo de linfoma suele afectar a los ganglios linfáticos de la parte central del tórax, denominada mediastino.

Linfoma de Hodgkin clásico rico en linfocitos

Aproximadamente el 6% de las personas con LHc son diagnosticadas de linfoma de Hodgkin clásico rico en linfocitos. Es más frecuente en los hombres y suele afectar a zonas distintas del mediastino. Además de las células de Reed-Sternberg, el tejido de los ganglios linfáticos contiene muchos linfocitos normales.

Linfoma de Hodgkin de celularidad mixta

Este subtipo de HLc se da con mayor frecuencia en adultos mayores. A veces se desarrolla en el abdomen y es portador de muchos tipos de células diferentes, incluyendo un gran número de células de Reed-Sternberg.

Linfoma de Hodgkin sin linfocitos

El linfoma de Hodgkin con depleción de linfocitos es el subtipo menos común de LCC. Sólo alrededor del 1% de las personas con linfoma de Hodgkin presentan este subtipo. Es más frecuente en adultos mayores, personas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que causa el síndrome de deficiencia autoinmune (SIDA), y personas de países no industrializados. El ganglio linfático contiene casi todas las células de Reed-Sternberg.

Linfoma de Hodgkin de predominio linfocítico nodular

Alrededor del 5% de las personas con linfoma de Hodgkin tienen un linfoma de Hodgkin nodular con predominio de linfocitos. Suele desarrollarse en los ganglios linfáticos del cuello, la ingle o la axila. Es más frecuente en personas jóvenes. Algunas personas con linfoma de Hodgkin de predominio linfocítico nodular no necesitan tratamiento de inmediato, mientras que otras pueden beneficiarse de un plan de tratamiento que incluya radioterapia, quimioterapia o un anticuerpo monoclonal.

Signos y síntomas del linfoma de Hodgkin

Mientras que algunas personas con linfoma experimentarán signos evidentes de la enfermedad, otras no notarán ningún cambio. O bien, la causa de un síntoma puede ser una condición médica diferente que no es cáncer. Los síntomas o signos comunes causados por el linfoma de Hodgkin incluyen:

Hinchazón

Inflamación indolora de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o la zona de la ingle que no desaparece en unas semanas

Fiebre

Fiebre inexplicable que no desaparece

Pérdida de peso

Pérdida de peso inexplicable

Sudando

Sudores nocturnos, generalmente empapados

Prurito

Un picor generalizado que puede ser grave

Fatiga

El agotamiento es mucho mayor de lo que normalmente se espera: puedes sentirte cansado muy rápidamente; puede ser agotamiento físico, emocional o mental.

Dolor

Dolor en los ganglios linfáticos provocado por el consumo de alcohol

Tos

Si los ganglios linfáticos del tórax están afectados, puede haber dificultad para respirar, tos o molestias en el pecho

Factores de riesgo del linfoma de Hodgkin

No se conoce la causa exacta del linfoma de Hodgkin, pero los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un linfoma de Hodgkin:

icono-trabajadores-1

Edad

Las personas de entre 15 y 40 años y las mayores de 55 tienen más probabilidades de desarrollar un linfoma de Hodgkin.

icono-cuerpo-imagen

Género

En general, los hombres son ligeramente más propensos a desarrollar un linfoma de Hodgkin que las mujeres, aunque el subtipo de esclerosis nodular es más común en las mujeres.

icono-familia

Historia familiar

Los hermanos y hermanas de personas con linfoma de Hodgkin tienen una mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad, aunque el aumento del riesgo es pequeño.

Exposición al virus

El virus de Epstein-Barr (VEB) causa la mononucleosis infecciosa, a menudo llamada "mono". Casi todos los estadounidenses adultos y muchos otros en todo el mundo tienen una infección por el VEB. Aproximadamente entre el 20% y el 25% de las personas con linfoma de Hodgkin clásico (LHc) en Estados Unidos tienen células de linfoma que dan positivo para el VEB. Aunque la respuesta del sistema inmunitario de una persona a una infección por el VEB puede ser importante en el desarrollo del linfoma de Hodgkin, los médicos todavía no entienden por qué, cuando tantas personas han sido infectadas por el VEB, relativamente muy pocas personas llegan a desarrollar un linfoma de Hodgkin. Las personas con VIH también tienen un mayor riesgo de desarrollar un linfoma de Hodgkin, en particular un linfoma de Hodgkin con reducción de linfocitos.

Diagnóstico del linfoma de Hodgkin

Si tienes los ganglios linfáticos inflamados u otro síntoma que sugiera la existencia de un linfoma de Hodgkin, el médico intentará averiguar la causa del problema. Es posible que el médico le pregunte por sus antecedentes médicos personales y familiares.

Es posible que le hagan algunos de los siguientes exámenes y pruebas:

  • Examen físico: El médico comprueba si hay ganglios linfáticos inflamados en el cuello, las axilas y la ingle. El médico también comprueba si el bazo o el hígado están hinchados.

  • Análisis de sangre: El laboratorio hace un recuento sanguíneo completo para comprobar el número de glóbulos blancos y otras células y sustancias.

  • Radiografías de tórax: Las radiografías pueden mostrar ganglios linfáticos inflamados u otros signos de enfermedad en el pecho.

  • Biopsia: Una biopsia es la única forma segura de diagnosticar el linfoma de Hodgkin. El médico puede extirpar un ganglio linfático completo (biopsia por escisión) o sólo una parte del mismo (biopsia por incisión). Una aguja fina (aspiración con aguja fina) normalmente no puede extraer una muestra lo suficientemente grande para que el patólogo pueda diagnosticar un linfoma de Hodgkin. Lo mejor es extirpar un ganglio linfático completo.

El patólogo utiliza un microscopio para examinar el tejido en busca de células de linfoma de Hodgkin. Una persona con linfoma de Hodgkin suele tener células grandes y anormales conocidas como células de Reed-Sternberg. No se encuentran en las personas con linfoma no Hodgkin.

Estadificación del linfoma de Hodgkin

El oncólogo hematológico considera lo siguiente para determinar el estadio del linfoma de Hodgkin:

  • El número de ganglios linfáticos que tienen células de linfoma de Hodgkin
  • Si estos ganglios linfáticos están en uno o ambos lados del diafragma 
  • Si la enfermedad se ha extendido a la médula ósea, el bazo, el hígado o el pulmón.

Los estadios del linfoma de Hodgkin son los siguientes:

Fase I

Las células del linfoma están en un grupo de ganglios linfáticos (como en el cuello o en la axila). O bien, si las células del linfoma no están en los ganglios linfáticos, están en una sola parte de un tejido u órgano

Fase II

Las células del linfoma se encuentran en al menos dos grupos de ganglios linfáticos del mismo lado (por encima o por debajo) del diafragma.

  • Estadio IIE: Las células del linfoma se encuentran en una parte de un tejido u órgano y en los ganglios linfáticos cercanos a ese órgano (en el mismo lado del diafragma). Puede haber células de linfoma en otros grupos de ganglios linfáticos del mismo lado del diafragma.
  • Estadio II voluminoso: Se aplica el estadio II o el estadio IIE, y además hay una masa en el pecho. La masa es mayor que un tercio del diámetro del tórax o mayor que 10 centímetros (cm).

Fase III

Las células del linfoma se encuentran en los ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma. El linfoma también puede encontrarse en una parte de un tejido o un órgano (como el hígado, el pulmón o el hueso) cerca de estos grupos de ganglios linfáticos. También puede encontrarse en el bazo.

Fase IV

Las células del linfoma se encuentran en varias partes de uno o más órganos o tejidos. O bien, el linfoma se encuentra en un órgano (como el hígado, el pulmón o el hueso) y en ganglios linfáticos distantes.

Recurrente

La enfermedad vuelve a aparecer después del tratamiento.

Opciones de tratamiento del linfoma de Hodgkin

Su médico puede describir sus opciones de tratamiento y los resultados esperados. Usted y su médico pueden trabajar juntos para desarrollar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades.

Su médico puede remitirle a un especialista o usted puede pedir que le remitan. Entre los especialistas que tratan el linfoma de Hodgkin se encuentran los hematólogos, los oncólogos médicos y los oncólogos radioterápicos. Su médico puede sugerirle que elija un oncólogo especializado en el tratamiento del linfoma de Hodgkin. A menudo, estos médicos están asociados a los principales centros académicos. Su equipo de atención médica también puede incluir una enfermera de oncología y un dietista registrado.

El plan de tratamiento depende principalmente de lo siguiente

  • El tipo de su linfoma de Hodgkin (la mayoría de las personas tienen un linfoma de Hodgkin clásico)
  • Su estadio (dónde se encuentra el linfoma)
  • Si tiene un tumor de más de 4 pulgadas (10 centímetros) de ancho
  • Su edad
  • Tanto si has perdido peso, como si has tenido sudores nocturnos o fiebres.

Las personas con linfoma de Hodgkin pueden ser tratadas con quimioterapia, radioterapia o ambas.

Si el linfoma de Hodgkin vuelve a aparecer después del tratamiento, los médicos lo llaman recaída o recurrencia. Estos pacientes pueden recibir altas dosis de quimioterapia, radioterapia o ambas, seguidas de un trasplante de médula ósea.

quimioterapia

Quimioterapia

La quimioterapia para el linfoma de Hodgkin utiliza fármacos para destruir las células del linfoma. Se denomina terapia sistémica porque los fármacos viajan por el torrente sanguíneo. Los fármacos pueden llegar a las células del linfoma en casi todas las partes del cuerpo.

Por lo general, se administra más de un fármaco. La mayoría de los fármacos para el linfoma de Hodgkin se administran por vía intravenosa, pero algunos se toman por vía oral.

La quimioterapia se administra en ciclos. Hay un periodo de tratamiento seguido de un periodo de descanso. La duración del periodo de descanso y el número de ciclos de tratamiento dependen del estadio de su enfermedad y de los fármacos anticancerosos utilizados.

Puede recibir el tratamiento en una clínica, en la consulta del médico o en casa. Algunas personas pueden necesitar permanecer en el hospital para el tratamiento.

inmunoterapia-01

Inmunoterapia 

La inmunoterapia, también llamada terapia biológica, está diseñada para potenciar las defensas naturales del organismo para combatir el cáncer. Las sustancias producidas por el organismo o fabricadas en un laboratorio ayudan al cuerpo a reconocer las células anormales, destruirlas y restablecer las defensas naturales del organismo contra el cáncer. La inmunoterapia puede utilizarse en algunos pacientes que tienen objetivos específicos en sus células a los que pueden dirigirse los fármacos de inmunoterapia.

imagen-azul

Radioterapia

La radioterapia para el linfoma de Hodgkin utiliza rayos de alta energía para destruir las células del linfoma. Puede reducir los tumores y ayudar a controlar el dolor.

Una gran máquina dirige los rayos a las zonas de los ganglios linfáticos afectadas por el linfoma. Se trata de una terapia local porque afecta a las células de la zona tratada únicamente. La mayoría de las personas acuden a un hospital o clínica para recibir el tratamiento 5 días a la semana durante varias semanas.

targeted_therapy-blue

Trasplante de médula ósea

Si el linfoma de Hodgkin reaparece después del tratamiento, puede recibir un trasplante de médula ósea. Un trasplante de sus propias células madre hematopoyéticas (autólogo) le permite recibir altas dosis de quimioterapia, radioterapia o ambas. Las altas dosis destruyen tanto las células del linfoma de Hodgkin como las células sanguíneas sanas de la médula ósea.

Los trasplantes de médula ósea se realizan en el hospital. Antes de recibir el tratamiento de dosis altas, se extraen las células madre y se tratan para eliminar las células de linfoma que puedan estar presentes. Sus células madre se congelan y almacenan. Después de recibir el tratamiento de alta dosis para eliminar las células del linfoma de Hodgkin, las células madre almacenadas se descongelan y se le devuelven a través de un tubo flexible colocado en una vena grande del cuello o de la zona del pecho. A partir de las células madre trasplantadas se desarrollan nuevas células sanguíneas.

Encuentre un médico que trate el linfoma de Hodgkin

Los pacientes con linfoma son tratados por un oncólogo hematológico. Este tipo de médico se especializa en afecciones sanguíneas cancerosas como el linfoma de Hodgkin. Rocky Mountain Cancer Centers ofrece especialistas en linfoma de Hodgkin en todo Colorado.