¿Tiene la espiritualidad un papel en el cuidado de los pacientes con cáncer?

3 minutos de lectura


¿Tiene la espiritualidad un papel en el cuidado de los pacientes con cáncer?

Para el oncólogo radioterápico Dennis Carter, la respuesta es sí

Hay una pregunta que el Dr. Dennis Carter, oncólogo radioterápico de Rocky Mountain Cancer Centers, hace a sus pacientes cuando los conoce por primera vez y que a veces provoca una mirada de sorpresa.

 Les pregunta por sus creencias espirituales.

"Algunos dicen que un médico no debe preguntar por la fe de la gente, pero yo pregunto por su perspectiva", dice el Dr. Carter.

Podría decirse que es una de las preguntas más importantes que hace durante esa primera visita, dice.

¿Por qué?

"Las creencias espirituales son una dinámica importante en la comprensión de la salud y la enfermedad por parte de las personas", afirma. "Las creencias religiosas influyen en la toma de decisiones para bien o para mal, normalmente para bien desde mi punto de vista".

Esto se debe, en parte, a que la fe del paciente es un recurso importante para hacer frente a los problemas.

"Por ejemplo, para alguien involucrado en una iglesia, ese es un recurso primario fuera de la familia en el que la gente puede apoyarse", dice.

Además, puede ayudar al paciente a sentirse menos indefenso o fuera de control, un sentimiento que suele acompañar a la enfermedad física. La fe de una persona puede ayudarla a sentirse menos estresada y darle un mayor sentido de propósito y significado incluso ante un diagnóstico de cáncer. En resumen, ayuda a las personas a sobrellevar la enfermedad.

"La fe nos da valor", dice el Dr. Carter. "No nos quita el miedo, pero nos da el valor para salir adelante".

Cuando el Dr. Carter habla con pacientes que dicen tener una fe fuerte, les pregunta cómo influye su espiritualidad en su experiencia con el cáncer. Ellos explican que su fe les ha dado esperanza.

"En primer lugar, creen que Dios tiene el poder de cambiar su resultado; de ayudar a que los tratamientos funcionen más eficazmente o de darles sabiduría", dice el Dr. Carter. "Y en segundo lugar, también creen que, sobrevivan o no, hay algo más que su experiencia humana. Esencialmente, no es 'todo lo importante' que tengan un resultado favorable del cáncer. Tanto si viven como si mueren, saben que van a estar bien".

Además, hay algunas pruebas clínicas de que la fe puede influir en los resultados de los pacientes para mejor, dice el Dr. Carter. Un estudio realizado en 1991 sobre pacientes sometidos a una operación de bypass cardíaco reveló que el 97% de los pacientes afirmaban que la oración les ayudaba a sobrellevar la situación y que el 96% de los pacientes rezaban para hacer frente al estrés. En otro estudio sobre pacientes con cáncer de mama publicado ese mismo año, el 88% de los pacientes encuestados consideraba que la religión era importante y el 85% sentía que la religión les ayudaba a sobrellevar la enfermedad.  

Incluso organizaciones nacionales como la Asociación de Facultades de Medicina de Estados Unidos, la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) y la Comisión Conjunta de Acreditación de Organizaciones Sanitarias reconocen que los recursos espirituales son una parte integral de la atención sanitaria y de la vida cotidiana. De hecho, la AAFP recomienda que los pacientes se sometan a una evaluación espiritual en el momento del ingreso y ha descubierto que abordar la espiritualidad puede ayudar a la hora de elaborar un plan de tratamiento integral para los pacientes que sufren dolor crónico. La espiritualidad también debe abordarse como uno de los componentes básicos de la atención de calidad al final de la vida.

El Dr. Carter reza con sus pacientes que están abiertos a ello, dice.

"He descubierto que se puede hablar de la fe de forma bastante abierta con los pacientes siempre que se utilice la sensibilidad, el permiso y el respeto", dice el Dr. Carter, que cree que es importante que los proveedores médicos aborden la fe de las personas y el papel que desempeña en su enfermedad y tratamiento. "Si un proveedor no tiene fe y el paciente no tiene ninguna, la discusión tiene un impacto limitado, pero si el paciente o el proveedor tienen fe y creencias, probablemente haya fuerza para cada uno de ellos. Y si ambos la tienen, entonces hay un impacto sinérgico".

Al final del tratamiento, el Dr. Carter suele escuchar de sus pacientes los aspectos positivos del cáncer, algo que podría sorprender a alguien que nunca ha tenido un diagnóstico de cáncer. "Hay personas que me dicen, una vez que han pasado la tormenta, que no desearían que su cáncer desapareciera si pudieran", dice. "En cierto modo, el cáncer es una forma de enfrentarnos a nuestra mortalidad y, con suerte, curarnos y seguir viviendo. Es casi como estar en nuestro lecho de muerte, mirar hacia atrás y ver lo que es importante, pero poder seguir viviendo. En esos momentos, nos damos cuenta de lo que es realmente importante en la vida, y reconocemos mejor que otras cosas que creíamos importantes no lo son. El cáncer es una forma de mirar realmente hacia atrás en tu vida y comprenderla y reflexionar sobre ella. Y si somos capaces de curar el cáncer, o incluso si no, la gente vive el resto de su vida con una nueva perspectiva y propósito. Es un regalo".

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer