Cáncer de mama en fase 4: Un sobreviviente de dos veces

Chelle Wenskay es el tipo de persona que siempre se defiende. Después de todo lo que ha pasado, es fácil entender por qué. Chelle abogó por sí misma desde el momento en que descubrió por primera vez los síntomas del cáncer de mama y del linfoma. Al final, su iniciativa le salvó la vida, dos veces.

En 2004, Chelle trabajaba en el sector de los seguros. Su hija tenía 20 años y sus propios hijos pequeños. Chelle sintió un bulto en el pecho, uno de los signos más comunes del cáncer de mama. Se dio cuenta del bulto en marzo y en junio le diagnosticaron un cáncer de mama en fase 4. Este estadio tiene una tasa media de supervivencia a cinco años del 33%, pero Chelle estaba decidida a superar las probabilidades.

El tratamiento de Chelle comienza en el RMCC

Un profesional sanitario retira una botella de goteo intravenoso de su soporteChelle necesitaba una doble mastectomía, pero los tumores debían reducirse antes de la operación para tener más posibilidades de éxito. Recurrió a Rocky Mountain Especialistas en mama en Aurora. El Dr. Nick DiBella, director médico del RMCC, ya jubilado, supervisó durante meses el tratamiento de sus afecciones mamarias, incluida la quimioterapia.

"Cuando recibía quimioterapia en 2004, básicamente acababa en el Hospital Universitario cada mes por los efectos secundarios", dijo Chelle. "El Dr. DiBella vino a visitarme al hospital. Fue increíble. Cualquier cosa que necesitara, él estaba allí".

La primera operación de Chelle y sus contratiempos

Justo antes de Navidad, llegó el momento de la operación. Uno de los pechos de Chelle fue extirpado mediante una mastectomía compleja; para el otro, los cirujanos cortaron la pared torácica. Su cirujano también extirpó ganglios linfáticos del brazo derecho, 10 de los cuales mostraban indicios de cáncer. En el lado izquierdo, se extrajeron 10 ganglios linfáticos, cinco de los cuales eran cancerosos. 

A pesar de este tratamiento extremo contra el cáncer de mama, que requirió cuatro drenajes para eliminar los líquidos que se acumulan después de la cirugía, Chelle dijo que fue dada de alta 24 horas después.

"Yo lo llamo un paseo en coche", dijo Chelle, bromeando. "Y cuando me sacaron los drenajes, el residente los sacó tan lentamente que quise matarlo. Me fui a casa, me tomé un analgésico y ya está".

Atención continuada en RMCC

Por suerte, la recuperación de Chelle en el RMCC fue una experiencia mejor que su primera operación.

"Recomiendo encarecidamente Rocky Mountain Cancer Centers", dice Chelle. "Han sido geniales. Y te diré que no es sólo conmigo, sino con todos los demás pacientes que veo. El personal es simplemente maravilloso".

Durante el año siguiente, Chelle tuvo radioterapia en el RMCC. En 2006, por fin recibió el visto bueno para la cirugía reconstructiva. Tampoco salió como estaba previsto.

"Acabé teniendo tres hernias quirúrgicas", dijo Chelle. "No tengo ningún tejido mamario. Todo está sacado de mi estómago".

Sin embargo, a pesar de las complicaciones, Chelle parecía estar libre de cáncer. Los escáneres PET que recibió durante años después de su tratamiento siguieron dando buenas noticias, sin signos de que el cáncer de mama hubiera reaparecido.

Un segundo diagnóstico de cáncer

Como superviviente, Chelle sabía que siempre existe el riesgo de que el cáncer de mama vuelva a aparecer. En 2017, recibió la mala noticia. A pesar de los años de remisión y la extirpación de tantos ganglios linfáticos, había una masa en los ganglios linfáticos axilares restantes bajo su brazo. 

"Dije: 'Ya he tenido suficiente quimio y suficiente radiación'", dijo Chelle. "Simplemente no quería más".

En cambio, su oncólogo le recetó una terapia dirigida combinada con una terapia hormonal para el tratamiento. Uno de los medicamentos se entregó en casa de Chelle, y una vez se perdió.

"RMCC me dijo que simplemente viniera a la oficina y lo recogiera allí hasta que FedEx pudiera solucionar el problema", dijo Chelle. "RMCC estaba -y está- preparado y dispuesto a ayudar en todo lo que pueda".

Chelle se mantuvo estable hasta 2021, cuando otro escáner demostró que tenía un linfoma y que éste afectaba a su tiroides.

A Chelle se le retiró la terapia dirigida y realizó dos ciclos de quimioterapia R-CHOP. Luego, en diciembre, acabó en el hospital con una fractura de esternón.

Sus médicos dijeron que no tenía cáncer y suspendieron el R-CHOP. "Pero eso es lo que dijeron en 2006, así que cuando dicen, ya sabes, no más cáncer, en el fondo de mi mente, digo, sí, de acuerdo", dijo Chelle.

En remisión y manteniéndose positivo

Un profesional sanitario observa en el monitor de su ordenador el progreso de una exploración por imágenesAhora, con 65 años y jubilada, Chelle vuelve a RMCC para que le limpien el puerto cada seis semanas. Un puerto es un pequeño dispositivo que se deja bajo la piel del paciente para ayudarle a realizar extracciones de sangre, inyecciones e infusiones. Chelle también se somete a imágenes regulares para asegurarse de que el cáncer no ha reaparecido. Cada tres meses, acude a la Dra. Sujatha Nallapareddy y a su médico asociado John Novak. 

Sin embargo, la salud de Chelle es frágil. Sigue recibiendo oxígeno por la noche y se somete a diálisis tres veces por semana.

"Lo seguiré haciendo el resto de mi vida", dijo Chelle. "Pero al menos mis tratamientos contra el cáncer han terminado, y mis visitas son ahora sólo para estar al tanto del cáncer, en caso de que aparezca algo de nuevo, lo cual es bueno". 

Chelle también se ha enfrentado a cánceres de piel escamosos basales en las piernas y otras partes del cuerpo, que han tenido que ser extirpados.

Aunque el viaje ha sido un reto, Chelle está agradecida por su equipo en RMCC.

"No puedo decir suficientes cosas buenas de todos mis proveedores de RMCC", dijo Chelle, elogiando al personal de escaneo de PET que siempre se asegura de que tenga mantas para que pueda mantenerse caliente.

A pesar de todo lo que ha tenido que afrontar, Chelle sigue siendo optimista. Ha sobrevivido varias veces al cáncer. Ha podido ver crecer a sus tres nietos, y RMCC ha estado a su lado en todo ello.

"Mi viaje ha sido increíble", dice Chelle. "Sí, ha estado lleno de cáncer, pero Rocky Mountain está ahí, por si necesito algo".

Pida una cita para hablar con un proveedor sobre el tratamiento del cáncer de mama.

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer