La ganadora de un Grammy y superviviente de un cáncer de colon vuelve a la clínica oncológica como intérprete

4 minutos de lectura


La ganadora de un Grammy y superviviente de un cáncer de colon vuelve a la clínica oncológica como intérprete

El músico latino Beto Terrazas da una serenata a las enfermeras y pacientes de los centros oncológicos Rocky Mountain

Justo antes de la Navidad de 2021, el cantante latino Beto Terrazas deleitó a médicos, enfermeras y pacientes de Rocky Mountain Cancer Centers (RMCC) con una actuación en directo. Aunque solo cantó cuatro canciones, la actuación duró en realidad siete meses, ya que Beto se sometió a un tratamiento en el RMCC por un cáncer colorrectal en fase 4 para recuperar la salud y la capacidad de cantar. 

Cuando Beto Terrazos, dos veces ganador del Grammy Latino y ahora superviviente de un cáncer de colon, grabó Vive con Montez de Durangono sabía que se convertiría en un éxito en las listas de éxitos de Guatemala y El Salvador. Tampoco sabía que la canción, que pretendía ser una llamada a la esperanza en medio de la devastación emocional de la pandemia de Covid, contendría también un mensaje para él mismo. Traducida a grandes rasgos, la invocación es: Disfruta de la vida mientras puedas porque no podrás llevarte nada cuando dejes este mundo. Pero, hace siete meses, en medio de una gira de actuaciones, Beto tuvo que ser trasladado en avión a su casa para recibir tratamiento de urgencia debido a un dolor insoportable en la pelvis.

 

Hablando con Beto ahora -con su voz melodiosa y sus modales impecables- es difícil imaginarlo en apuros. Pero, dijo Beto, "mi dolor era tan fuerte que le pedí a Dios que me llevara en el avión". 

De vuelta a Colorado, le diagnosticaron un cáncer de colon, y los cirujanos le operaron en pocos días, extirpando no sólo el cáncer, sino también el colon y la mitad del estómago. 

"Estar enfermo así, cambia la vida sencilla que tienes. Nunca te lo esperas, nunca sabes cuándo vas a enfermar", dijo Beto. "Quiero decir, el cáncer. Nunca lo sentí, nunca me sentí enfermo. Fue un shock total".

Las cosas que te hacen salir adelante

Tras la operación, Beto se sometió a quimioterapia con el Dr. Allen Cohn, oncólogo del RMCC, quien le dijo a Beto durante todo el tratamiento que quería oírle cantar algún día. Tanto Beto como su esposa se vieron obligados a dejar de trabajar para hacer frente a la avalancha de citas y procedimientos. Aunque fueron tiempos difíciles, Beto tuvo muchas cosas a su favor:

  • Fuerte apoyo familiar
  • Determinación de elegir un estilo de vida saludable
  • Atención médica de alto calibre en el RMCC

Nacido en Chihuahua (México), este superviviente de cáncer de colon lleva 42 años viviendo en Estados Unidos y tiene la suerte de tener a su madre y a todos sus hermanos cerca. Además, como músico internacional, recibe el apoyo emocional de fans y amigos de todo el mundo. 

"Siendo músico, tengo mil personas que vienen a mi casa, animándome: 'no te rindas, estamos aquí para ti, estamos rezando por ti'", dijo Beto. "Tengo muchos amigos que me empujan a seguir adelante".

Pero Beto tenía algo más que le ayudaba a salir adelante: un increíble amor por su mujer. "Me casé con mi mujer cuando tenía 15 años, y ella tenía dos hijos. Llevamos 43 años juntos. Es una mujer increíble. Cuando pasas tanto tiempo con tu mujer, tu amor se vuelve diferente. Puedes soportar cualquier cosa mientras no sea un divorcio". 

El tratamiento de quimioterapia cambió la voz de Beto, y dejó de cantar y actuar. Aunque intentó tocar la guitarra un par de veces, la neuropatía le entumeció las puntas de los dedos. Con la pérdida de su querida música, habría sido fácil sucumbir a la desesperación, pero Beto, en cambio, tomó una decisión positiva: Decidió empezar a caminar.

"Todos los días salgo a caminar. No importa si se siente débil, si se siente enfermo, sale a caminar. No voy mucho tiempo. Pero, aunque estés cansado, tienes que hacer algo".

La música es curativa

Un superviviente de cáncer de colon actúa para el equipo médico y los pacientes de cáncer en el RMCCAunque ha tenido muchos trabajos a lo largo de su vida, principalmente como electricista, la vocación de Beto ha sido siempre la música. Lleva toda la vida tocando instrumentos: saxofón, flauta, acordeón, batería, bajo y guitarra. Empezó a tocar el violín cuando era un niño. También ha sido cantante y grabador durante la mayor parte de su vida. Describe con humor su música como "a veces buena, a veces mala, a veces fea". 

"La música tiene mucha curación que no entendemos", dijo Beto.

Así, cuando empezó a sentirse mejor y su voz volvió a la normalidad, Beto decidió llevar algo de esa curación a RMCC para sus médicos, enfermeras y otros pacientes con cáncer.

"Nunca he estado en un hospital más preparado que ese", dijo Beto sobre el RMCC. "Las enfermeras son increíbles. Las llamo ángeles; te hacen sentir como un rey. Harían cualquier cosa por ti, todas ellas". 

Esto es mucho decir para el superviviente de cáncer de colon que una vez fue alabado como el "Rey de la Música de Durango". Así que, después de siete meses de cirugías y tratamientos contra el cáncer, Beto cumplió su promesa de tocar para su médico, así como para todos los demás en RMCC que le habían ayudado en el camino.

"Hice lo que pude para animarlos", dijo Beto. "Por eso lo hice".

La música, el arte y otras expresiones creativas, así como el apoyo social y la meditación, pueden ayudar a los pacientes con cáncer a encontrar la estabilidad emocional durante el estrés del tratamiento. Infórmese sobre los diversos eventos que RMCC ofrece a los pacientes para ofrecerles apoyo emocional.

 

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer