El tratamiento del cáncer de colon en Colorado conduce a la confianza en los médicos y a la remisión del cáncer

3 minutos de lectura


El tratamiento del cáncer de colon en Colorado conduce a la confianza en los médicos y a la remisión del cáncer

Si te acaban de diagnosticar un cáncer, no hay mucho que Bob pueda decirte para hacerte sentir mejor. Pero este hombre de 65 años tiene dos consejos útiles extraídos de su batalla contra el cáncer de colon:

1. "No te rindas. Se acaba".

y

2. "Confíe en sus médicos oncólogos".

Encuentre médicos oncólogos de confianza

"Nunca he confiado en un médico en mi vida", admite Bob, residente en Aurora, Colorado. "Pero tienes que ayudarles a que te ayuden. Tienes que crear tu propia confianza. Empecé a escuchar y a respetar más su experiencia y a confiar en sus consejos." 

Bob descubrió que su equipo de atención al cáncer en Rocky Mountain Cancer Centers (RMCC), incluido el médico especialista en cáncer de colon Dr. Sujatha Nallapareddy, le brindó apoyo e información. "El tratamiento que recibí fue simplemente fantástico".

"Los médicos del RMCC siempre han sido directos", dice. "Sólo te dicen lo que ven. No tienen una bola de cristal. Sólo intentan ser lo más honestos posible y ofrecerte esperanza".

La honestidad y la esperanza fueron dos cosas que le ayudaron a sobrellevar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

Encuentre un especialista en cáncer colorrectal en Colorado

Las revisiones periódicas del cáncer salvan vidas

Nadie quiere hacerse una colonoscopia. Incluido Bob. Este camionero de larga distancia llevaba varios años posponiendo la colonoscopia rutinaria recomendada. Pero entonces la aparición de sangre en sus heces le obligó a someterse al procedimiento de detección del cáncer. (La Sociedad Americana del Cáncer ahora recomienda el cribado del cáncer de colon y recto a partir de los 45 años).

Un equipo de médicos revisa las imágenes del cribado del cáncer de colon  Cuando su colonoscopia mostró un cáncer en el recto, la cirugía no fue simplemente "recomendada" sino imperativa. El cáncer de colon restringía sus intestinos, por lo que sus médicos aceleraron la operación. Durante ocho semanas, Bob utilizó una bolsa de ostomía -y se sometió a dos operaciones más- para asegurarse de que sus intestinos funcionaran con normalidad. 

Cuando quedó claro que la cirugía de extirpación del cáncer y la reconstrucción de su colon habían tenido éxito, los médicos de Bob en Rocky Mountain Cancer Centers (RMCC) comenzaron un curso de tratamiento de quimioterapia. Bob optó por implantarse un puerto quirúrgico para la quimioterapia a fin de evitar daños en las venas. Acudía cada dos semanas al centro de infusión de los RMCC en Aurora para sus tratamientos, siempre y cuando sus análisis de sangre determinaran que su recuento de glóbulos blancos era lo suficientemente alto.

Aunque se había tomado 4 meses y medio de baja para recuperarse de la operación, Bob volvió a trabajar durante sus tratamientos de quimioterapia, programando sus citas en torno a sus días libres. Como conductor de camiones en equipo, trabajaba con otro hombre, turnándose para conducir hasta 16 horas al día. La ruta rural a Texas -con pocos servicios sanitarios en el camino- fue aún más difícil durante el tratamiento del cáncer de Bob, quien controló su dieta cuidadosamente para minimizar los problemas gastrointestinales.

Descargue nuestro libro electrónico gratuito con consejos útiles para controlar los efectos secundarios y planificar el tratamiento del cáncer colorrectal.

Cambios en el estilo de vida para combatir el cáncer

El nutricionista de Rocky Mountain Cancer Centers recomendó a Bob que siguiera la "dieta BRAT" (plátanos, arroz, puré de manzana, tostadas) para orientar sus decisiones alimentarias durante la quimioterapia. Descubrió que no podía tolerar los alimentos fritos o grasos, un cambio dietético recomendado para los pacientes con cáncer de colon (y una alimentación saludable en general) que continúa hasta hoy. 

"Me abrió un poco los ojos", explicó. "Empecé a cuidarme mejor. Reducir muchas cosas. Todo con moderación".

La esposa de Bob, Renee, "estuvo a mi lado en todo momento" y acudió a todas las infusiones de quimioterapia. Mientras tanto, su hija adulta en Alabama también le dio ánimos. Bob descubrió que seguía luchando contra la depresión durante el tratamiento del cáncer. Como él mismo describe, "la incertidumbre pesaba mucho". Sin embargo, Bob encontró ánimos en algunos lugares sorprendentes.

El hombre, que nunca había confiado en un médico, se dirigió a sus médicos y enfermeras en el RMCC, "y siempre se tomaban el tiempo para hablar conmigo. Eran muy informativos. Compartían sus conocimientos. Me reconfortaron".

Pateando culos

Otra sorprendente fuente de esperanza fue sentarse junto a él en el centro de infusión. Bob y su mujer se hicieron amigos de una paciente de cáncer que estaba recibiendo tratamiento al mismo tiempo, y establecieron un vínculo de apoyo. La anciana "era el tipo de persona que dice las cosas como son", dice Bob. 

Cuando terminó el tratamiento y se despidieron, la ancianita le dejó un recordatorio contundente en el que ha pensado muchas veces durante el último año: "Le diste una patada en el culo a ese cáncer, ¡y yo también!".

El cáncer de colon está aumentando, especialmente en los adultos jóvenespero la detección precoz permite obtener mejores resultados. Más información sobre los síntomas del cáncer colorrectal, los factores de riesgo y las pruebas de detección.

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer