Cuidados después de la quimioterapia: Su equipo de salud puede ayudar

5 minutos de lectura


Cuidados después de la quimioterapia: Su equipo de salud puede ayudar

Su tratamiento contra el cáncer ha terminado y ya no tiene que visitar a su equipo de atención al cáncer con tanta frecuencia. Si bien es un momento para celebrar, es posible que tenga preguntas sobre cómo adaptarse a su nueva normalidad y recibir atención después de la quimioterapia. quimioterapia. Su médico de cabecera puede ayudarle.

Después del tratamiento del cáncer, su proveedor puede ofrecerle apoyo psicológico, ayudarle con los efectos secundarios a largo plazo de los tratamientos y elaborar un plan para que viva su vida más saludable.

Rocky Mountain Cancer Centers (RMCC) cuenta con un equipo de trabajo social que puede proporcionarle valiosos recursos sobre supervivencia y herramientas de autocuidado tras la quimioterapia. Su equipo sanitario, incluido el de atención primaria, también puede remitirle a los especialistas en salud mental adecuados, a dietistas, a terapeutas de rehabilitación para recuperar la fuerza y a otros tipos de apoyo que sean necesarios. Algunos pacientes se sorprenden de sus necesidades emocionales al terminar el tratamiento, por lo que disponer de herramientas puede ayudar en la transición.

Cuidados de seguimiento: su camino hacia el bienestar sostenido

Las citas de seguimiento tanto con su especialista en cáncer como con su proveedor de atención primaria son también una gran oportunidad para que usted haga preguntas o solicite apoyo. Por lo general, tendrá citas de seguimiento con su proveedor de atención médica principal al menos cada tres o cuatro meses durante los primeros dos o tres años. Cuando se reúna con su proveedor para las citas de seguimiento, no tenga miedo de hacer preguntas. Nada está prohibido. Lleve una lista de los temas que quiere plantear a su médico de cabecera durante sus citas. Además, anote cualquier cambio en su salud entre las visitas.

Algunas ideas para hablar con tu proveedor son

  • Cualquier medicamento o suplemento nuevo que esté tomando
  • Problemas emocionales que pueda estar experimentando, incluyendo depresión o ansiedad
  • Planes de ejercicio o dieta
  • Síntomas nuevos o que empeoran
  • Otros problemas de salud que pueda tener
  • Dolor

No tiene que sufrir en silencio. Cuanto antes plantee cualquier problema que tenga, antes podrá abordarlo su médico de cabecera. Su proveedor también puede ayudarle a ponerse en contacto con una red de servicios de apoyo como los que se ofrecen en Rocky Mountain Centros contra el cáncer. Estos servicios incluyen grupos de apoyo al cáncerLa atención al paciente es un servicio de apoyo, que incluye talleres de nutrición y clases para ayudar a su cuidador a mejorar la calidad de vida de ambos durante el proceso del cáncer. Su proveedor también puede asegurarse de que se mantenga al día con las revisiones periódicas y los programas de mantenimiento de la salud, como mamografías regulares, colonoscopias y citas con el dentista.

Prioridad a la salud mental

Una vez finalizado el tratamiento del cáncer, puede ser perfectamente normal preocuparse por cada nuevo dolor que aparezca. Es posible que le preocupe que el cáncer vuelva a aparecer, o que desarrolle ansiedad, depresión o incluso ira. Estos sentimientos no son infrecuentes, ya que su vida ha dado un vuelco total. 

Puede que un día su principal preocupación haya sido llegar a tiempo a la oficina, preguntarse qué preparar para la cena o averiguar la mejor opción de cuidado de los niños para el próximo fin de semana. Cuando el cáncer llegó a su vida, estos retos de la vida diaria no desaparecieron. Simplemente se agravaron con una enfermedad nueva y desconocida que de repente ponía en duda su mortalidad. Esto es suficiente para que su bienestar emocional se vea completamente trastornado, lo que da lugar a una plétora de emociones y sentimientos conflictivos adicionales, entre ellos:

  • Hombre triste mirando hacia la paredAdormecimiento emocional
  • Miedo a que el cáncer vuelva a aparecer
  • Culpabilidad por pensar que usted es el culpable de su cáncer o por el hecho de haber sobrevivido mientras que otras personas no lo hacen
  • La soledad
  • Devastación
  • Tristeza
  • Estrés
  • Incertidumbre para el futuro
  • Preocupación por cualquier cambio físico o de salud

A veces, las personas que sobreviven al cáncer también pueden experimentar emociones positivas, como la esperanza y la gratitud. Recuerde que todos sus sentimientos son válidos. Tanto RMCC como su proveedor de atención primaria pueden ayudarle a controlar los sentimientos negativos proporcionándole opciones de tratamiento, como los medicamentos. También pueden remitirle a un profesional de la salud mental y ayudarle a encontrar formas de afrontar los sentimientos negativos.

Instalarse en su nuevo estilo de vida

Lo más probable es que su vida nunca vuelva a ser "normal". Puede experimentar efectos secundarios persistentes del tratamiento del cáncer, y a veces pueden aparecer nuevos síntomas meses o años después del tratamiento. Su médico de cabecera puede ayudarle a elaborar un plan para tomar el control de su nueva normalidad y reducir el riesgo de cáncer en el futuro.

Aunque nadie puede controlar si padece o no cáncer, puede reducir el riesgo haciendo cambios en su estilo de vida una vez finalizado el tratamiento. Hable con su médico de cabecera sobre los cambios posteriores al tratamiento del cáncer, como:

  • Reducir el consumo de alcohol. El consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Su médico de cabecera puede ayudarle a elaborar un plan para reducir su consumo de alcohol a cantidades mínimas o moderadas para proteger su salud.
  • Alimentos saludables como el salmón, los huevos y las verdurasComer sano. Su proveedor de atención médica puede ayudarle a elaborar la dieta que mejor se adapte a usted y a sus necesidades nutricionales después del tratamiento del cáncer. Por lo general, esto incluye comer muchas frutas, verduras y fuentes de proteínas magras, como el pollo o el pescado. Los dietistas que trabajan con pacientes de cáncer a menudo recomiendan una dieta mediterránea, que tiene menos carne y menos carbohidratos que la típica dieta americana. El RMCC puede remitirle a un dietista para que le ayude a establecer una dieta más saludable, en particular para los pacientes con cánceres de cabeza, cuello y gastrointestinales.
  • Hacer ejercicio. Las recomendaciones actuales de actividad física de la Asociación Americana del Corazón incluyen al menos 150 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa a la semana. La actividad aeróbica es cualquier cosa que haga que su corazón bombee. Su proveedor puede ayudarle a desarrollar un plan de ejercicios y a realizar las modificaciones que pueda necesitar después del tratamiento del cáncer. Inmediatamente después del tratamiento, es posible que también necesite que le remitan a un fisioterapeuta para que le ayude a recuperar la fuerza antes de volver a su rutina de ejercicios anterior. 
  • Dejar de fumar. El tabaquismo es la principal causa de cáncer de pulmón, pero también puede provocar cáncer en otras partes del cuerpo. Si no fuma, no empiece a hacerlo. Si tiene problemas para dejar de fumar, hable con su médico de cabecera. Él o ella puede ayudar poniéndole en contacto con recursos, ofreciéndole asesoramiento y recetándole medicamentos para ayudarle a dejar de fumar. Además, si ha fumado en los últimos 15 años, es importante que se someta a una prueba de imagen pulmonar anual para ayudar a detectar los primeros signos de cáncer.

Su médico de cabecera también puede ayudarle a volver al trabajo si eso es algo que está en su futuro. Puede ayudarle a asegurarse de que está médicamente capacitado y preparado para volver al trabajo después del tratamiento del cáncer, y a informar a su empleador de las adaptaciones que pueda necesitar.

¿Debe tomar suplementos después del tratamiento del cáncer?

Dado que los suplementos suelen contener niveles de vitaminas más altos de lo que se suele recomendar, algunos proveedores sugieren que los suplementos pueden hacer más daño que bien. Hable con su médico de cabecera para ver si le recomienda tomar un determinado suplemento.

Conozca más sobre cómo apoyamos a nuestros pacientes durante y después del el tratamiento del cáncer.

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer