El diagnóstico de cáncer de una madre lleva a toda la familia a tomar medidas de salud preventivas

3 minutos de lectura


El diagnóstico de cáncer de una madre lleva a toda la familia a tomar medidas de salud preventivas

 

Stephanie Dennis, de 44 años, está agradecida por su trabajo en Rocky Mountain Cancers (RMCC), su empresa desde hace casi una década, pero nunca tanto como este último año.

En el Día de Acción de Gracias de 2019, la madre de Stephanie, Diana Davies, estaba tosiendo. Acudió varias veces a urgencias, donde los médicos le recetaron antibióticos y la enviaron a casa. Pero los medicamentos no ayudaron y la tos persistía. Solo dos meses después, fue al hospital porque su oxígeno bajó a 76.

Recibir un diagnóstico de cáncer en fase 4

"Le hicieron un TAC del tórax y vieron que la parte superior de su abdomen tenía un apelmazamiento omental, que es un signo de cáncer de ovario metastásico", dijo Stephanie.

Poco después, llegaron los diagnósticos oficiales de su madre: cáncer de ovario en fase 4 y cáncer de mama en fase 4.

"Tenía dos cánceres primarios, ambos con metástasis (extendidos a diferentes partes del cuerpo)", dijo Stephanie. Sólo tenía 62 años. "No teníamos antecedentes de cánceres hereditarios en nuestra familia".

Una familia recibe pruebas y asesoramiento genético sobre el cáncer

Las pruebas genéticas de Diana dieron positivo en el BRCA2, una mutación en uno de los genes del cáncer de mama que aumenta el riesgo de que su portadora desarrolle cáncer de mama entre un 45 y un 70 por ciento y cáncer de ovario entre un 15 y un 20 por ciento, según la Red Oncológica de EE.UU., de la que es miembro el RMCC.

Tras el diagnóstico de su madre, Stephanie se sometió a pruebas genéticas con los asesores del RMCC para ver si era portadora de la misma mutación.

Más información sobre Pruebas y asesoramiento genético

Davies optó por acudir a proveedores cercanos a su domicilio que no pertenecían a la red de RMCC. Stephanie ayudó a su madre a navegar por las citas médicas y su plan de tratamiento del cáncer, que no llegó muy lejos.

"Llegué al hospital un viernes por la mañana pensando que podría pasar el día con mi madre y, en cambio, le quité el soporte vital", dijo Stephanie. "Primer día de quimioterapia y su cuerpo no pudo soportarlo".

Recibir un resultado positivo de BRCA2

El lunes siguiente, Stephanie volvió al RMCC de Boulder, donde trabaja como directora de la oficina, y recibió los resultados de su asesoramiento genético: BRCA2 positivo.

Fue devastador.

"Hay que elegir si se quieren hacer revisiones preventivas cada seis meses o si se hacen cirugías preventivas", dijo Stephanie.

Su madre se había sometido a un examen anual y a una mamografía -ambos sin problemas- apenas ocho meses antes de que le diagnosticaran la enfermedad. Para Stephanie, la elección estaba clara.

"Con las revisiones cada seis meses tienes la esperanza de detectarlo a tiempo y yo no quería detectarlo en absoluto", dijo Stephanie. "Sólo quería hacer todo lo posible para que mi hija no pasara por lo que yo pasé con mi madre".

Decisión de someterse a cirugías preventivas para reducir el riesgo de cáncer

A principios de junio, una vez que se suavizaron las restricciones de COVID-19 sobre las cirugías preventivas, Stephanie se sometió a una histerectomía completa con el cirujano del RMCC , el Dr. Daniel Donato, en el Centro Médico Rose. En agosto, la Dra. Gerlinde Tynan le practicó a Stephanie una mastectomía completa con reconstrucción en el RMCC, en el Longmont United Hospital. En diciembre, se someterá a la última intervención quirúrgica para terminar su reconstrucción mamaria.

"RMCC ha sido una gran bendición en todo esto; poder hablar con mis médicos cuando mi madre enfermó y tener el consejo de alguien en quien confío. Luego, tener asesoramiento genético en el lugar, y luego para mis cirugías, pude ir a personas que conocía, personas en las que confiaba. Fue maravilloso".

La mayor parte de la familia de Stephanie se ha sometido a asesoramiento genético. Una de sus tres tías también es BRCA2 positiva, al igual que su hermano, dos de sus primos y su hija de 22 años, Kalli Kerns. La hermana de Stephanie se someterá a las pruebas a finales de septiembre.

"Siento que fui guiada a trabajar en RMCC para ayudar a mi familia en lo que estamos pasando", dijo Stephanie. "Es una gran bendición. Cuando te diagnostican cáncer o tienes un trastorno genético, la gente empieza a hablarte como si supieras lo que es, y si no tienes a alguien que te ayude a navegar, puede ser difícil. Mi madre me dijo: 'Tú llegas y te haces cargo y sabes de qué están hablando'".

Al igual que Stephanie, su familia ha optado en gran medida por la vía quirúrgica preventiva. A su tía le han extirpado el útero y le han hecho una mastectomía completa. Su prima se operará en diciembre. La hija de Stephanie, que también trabaja para el RMCC como examinadora de COVID, empezará a hacerse mamografías cada 6 meses a partir de los 25 años y se inclina por la cirugía cuando sea mayor.

"Mi madre realmente salvará muchas vidas", dijo Stephanie.

A pesar de todo, conserva un espíritu de agradecimiento.

"Simplemente no podría estar más agradecida a RMCC - realmente me levantaron como familia y me ayudaron a superar esto, con el trabajo y luego tanto personal como mentalmente", dijo Stephanie. "Encontré todas estas bendiciones ocultas".

Suscribirse al blog de educación sobre el cáncer