6 cosas que hay que saber sobre el diagnóstico de cáncer de cuello de útero

5 minutos de lectura


6 cosas que hay que saber sobre el diagnóstico de cáncer de cuello de útero

Autor: Dr. Daniel Donato

Cada año, miles de mujeres estadounidenses se enteran de que tienen cáncer de cuello uterino tras una citología vaginal anormal en la consulta de su ginecólogo-obstetra, lo que motiva la realización de pruebas adicionales. Solo en 2023, la Sociedad Americana del Cáncer calcula que se diagnosticarán casi 14 000 nuevos casos de cáncer de cuello uterino.

Después de un diagnóstico de cáncer de cuello de útero, ¿qué hay que hacer? Aquí tienes seis cosas que debes tener en cuenta.

1. El cribado marca una gran diferencia en el cáncer de cuello de útero

Si ha estado al día con sus revisiones de cáncer de cuello de útero, es más probable que el cáncer se detecte en las primeras fases, a menudo antes de que se extienda a otras partes del cuerpo.

"La prueba combinada de la citología vaginal y el VPH es probablemente la mejor prueba de cribado que tenemos para cualquier tipo de cáncer", afirma el Dr. Daniel Donato Jr., FACOG, FACS, cirujano ginecólogo oncólogo certificado por la junta de Rocky Mountain Cancer Centers (RMCC). "Todos los casos de cáncer de cuello uterino podrían detectarse mediante un cribado antes incluso de que se conviertan en cáncer. Si podemos detectar el cáncer de cuello uterino en las primeras fases, los resultados son mucho mejores. Las mujeres nunca tienen que preocuparse por recibir tratamiento para un cáncer que teóricamente podría haberse curado."

2. Las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino más eficaces varían según la edad

Las directrices para el cribado del cáncer de cuello uterino cambian con el tiempo. En el pasado, los cribados solían comenzar una vez que la niña o la mujer iniciaba la actividad sexual. Esto ya no es así. Las directrices actuales exigen que el cribado comience a los 21 años y cambiará a medida que la mujer envejezca.

Ilustración del virus del papiloma humano visto al microscopio"El cáncer de cuello de útero está causado por el virus del papiloma humano (VPH)", explica el Dr. Donato. "Muchas chicas jóvenes contraen el virus cuando empiezan a ser sexualmente activas, pero suele desaparecer por sí solo rápidamente sin necesidad de tratamiento. Por eso ahora esperamos hasta los 21 años para empezar el cribado en la mayoría de los casos."

Las mujeres jóvenes deben hacerse una citología vaginal cada tres años hasta los 30 años. A partir de ese momento, las directrices recomiendan una citología y una prueba del VPH cada 3 a 5 años. 

"A los 30 años es cuando empezamos a ver cepas persistentes de VPH que se mantienen y pueden provocar cáncer de cuello de útero", continúa el Dr. Donato. "Por eso nos sometemos a pruebas periódicas de Papanicolaou y del VPH. La prueba del VPH es muy importante para detectar posibles cánceres que de otro modo no detectaríamos con una citología."

3. Ambos tipos de pruebas de detección son importantes

En el pasado, los médicos utilizaban la citología vaginal casi exclusivamente para el cribado del cáncer de cuello uterino. Durante una citología vaginal, el médico toma una muestra de células cervicales para detectar células precancerosas y otras anomalías.

En la última década, también se han generalizado las pruebas del VPH. 

Las pruebas del VPH detectan si las células del cuello uterino contienen cepas específicas del VPH que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino.

Los médicos pueden utilizar estas dos herramientas de cribado para diagnosticar el cáncer de cuello uterino y crear un plan de tratamiento. Su ginecólogo-obstetra o proveedor de atención primaria puede recomendarle la mejor estrategia de cribado para sus necesidades específicas, incluidos los factores de riesgo de cáncer de cuello uterino.

4. El cáncer de cuello de útero es tratable en estadios tempranos

Las innovaciones en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer han hecho que el cáncer de cuello uterino sea mucho más fácil de sobrevivir en las últimas décadas. Cuando el cáncer de cuello uterino se detecta en una fase temprana, la tasa de supervivencia relativa a cinco años es del 92%, según el Instituto Nacional del Cáncer.

"Todo se reduce al estadio", afirma el Dr. Donato. "En casi todos los cánceres, la estadificación es lo que más influye en la evolución de los pacientes. Los cánceres de cuello uterino detectados en estadios tempranos tienen una tasa de curación de entre el 85% y el 95%. Si pasa a estadio 2 o 3, es de alrededor del 65%. En el estadio 4, la tasa de supervivencia es mucho menor porque el cáncer se ha extendido más allá del cuello uterino. Si podemos detectarlo como precáncer, no pasamos por todo esto".

5. Las nuevas opciones de tratamiento del cáncer de cuello de útero pueden preservar la fertilidad

Otro ámbito que ha evolucionado y mejorado rápidamente en las últimas décadas es el tratamiento del cáncer de cuello uterino. En el pasado, el tratamiento solía ser siempre invasivo, lo que significaba que las mujeres jóvenes a menudo no tenían la opción de quedarse embarazadas después del tratamiento.

Hoy en día, el tratamiento del cáncer de cuello de útero suele seguir uno de estos dos caminos: la cirugía o una combinación de radiación y quimioterapia. Los cirujanos pueden utilizar técnicas menos invasivas para las mujeres que desean preservar su fertilidad tras un cáncer de cuello de útero.

"En lo que respecta al tratamiento, ha evolucionado mucho en los últimos 10 años", afirma el Dr. Donato. "Hemos pasado de procedimientos más radicales a procedimientos menos radicales para grupos específicos de personas. El cáncer de cuello uterino precoz que cumple ciertos criterios nos permite utilizar procedimientos quirúrgicos menos invasivos para poder salvar el útero, lo que permite a algunas mujeres seguir adelante y quedarse embarazadas y llevar un embarazo." 

A la hora de elegir un tipo de tratamiento para el cáncer de cuello uterino, el médico tendrá en cuenta el estado general de salud, la edad y la etapa de la vida en la que se encuentre.

"El tipo de tratamiento que recomendamos depende del estadio del cáncer, del tamaño del tumor y de si se ha extendido más allá del cuello uterino", explica el Dr. Donato. "En estadios avanzados, el tratamiento estándar es la quimioterapia y la radioterapia utilizadas conjuntamente. Utilizamos la IMRTun tipo de radiación que ataca bien el tumor y daña menos los tejidos no afectados. El tratamiento incluye de cuatro a seis semanas de radiación y un único fármaco de quimioterapia durante el mismo tiempo."

6. Es posible prevenir el cáncer de cuello de útero en muchos casos

Si eres sexualmente activa, corres el riesgo de contraer el virus del VPH, causante del cáncer de cuello de útero y otros problemas de salud. Sin embargo, hay formas de reducir el riesgo.

Una mujer recibe la vacuna del VPH contra el cáncer de cuello de úteroVacunarse contra el VPH es un primer paso esencial. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan la vacuna contra el VPH para niños y niñas a los 11 o 12 años, pero la vacuna también puede ser eficaz hasta los 26 años e incluso más, en algunos casos.

Hable con su médico sobre si la vacunación podría ser beneficiosa para sus necesidades específicas.

Además de la vacuna contra el VPH, puede tomar otra medida para prevenir el cáncer de cuello de útero. Las revisiones periódicas pueden ayudar a detectar células precancerosas antes de que se conviertan en cáncer. En ese momento, los médicos pueden eliminar estas células del cuello uterino antes de que se vuelvan cancerosas y se extiendan.

"De todos los cánceres ginecológicos, las mejores herramientas de detección que tenemos son para el cáncer de cuello uterino", dijo el Dr. Donato. "Hágase citologías y pruebas del VPH con regularidad para poder detectar estas células en una fase precancerosa y ocuparse de ellas mucho más fácilmente". 

Si le han diagnosticado cáncer de cuello de útero, RMCC puede ayudarle a recorrer el camino del cáncer desde el diagnóstico hasta la recuperación. Solicite una cita hoy mismo.